El verano es una estación del año que trae consigo altas temperaturas y días soleados. Para muchas personas, esto puede suponer un desafío a la hora de elegir qué vestir para ir a la oficina sin sacrificar el estilo ni la comodidad. En este artículo, te proporcionaremos consejos útiles para vestir de manera adecuada en la oficina durante la temporada de verano.

¿Cómo voy vestida a la oficina?

Existen algunos consejos para acertar con los atuendos de verano en la oficina y lucir impecable. Lo primero que debes hacer es asegurarte de que tu ropa esté siempre limpia, planchada y en buen estado. Opta por prendas que te queden bien y evita aquellas que sean demasiado ajustadas o holgadas, ya que podrían resultar incómodas.

Elige colores neutros, como el negro, gris, azul marino, crudo o blanco. También puedes agregar toques de color con accesorios o prendas en tonos pastel. Algunas empresas son más formales y otras permiten tomar algunas libertades con ropa más llamativa y vibrante.

1. Elige telas ligeras y transpirables

Durante el verano, es importante optar por telas ligeras y transpirables que permitan la circulación del aire y eviten la acumulación de calor en el cuerpo. Algunas opciones ideales incluyen el algodón, el lino y las telas de mezcla de algodón y poliéster. Estas telas ayudarán a mantenerte fresco y cómodo a lo largo del día.

2. Opta por colores claros

Los colores claros reflejan la luz solar en lugar de absorberla, lo que te ayudará a mantenerte fresco durante el verano. Elige prendas en tonos como blanco, beige, pastel o colores suaves que no atraigan tanto el calor. Además, los colores claros transmiten una imagen fresca y profesional en el entorno laboral.

3. Considera la longitud y el corte de las prendas

En verano, es recomendable optar por prendas de longitud y corte apropiados para evitar el exceso de calor y la incomodidad. Las faldas y los vestidos de longitud media, por encima de la rodilla, son una opción adecuada. En cuanto a los pantalones, elige aquellos que sean ligeros y de corte recto o ligeramente holgado para permitir la circulación del aire.

4. Aprovecha los accesorios

Los accesorios pueden marcar la diferencia en tu atuendo de oficina en verano. Opta por sombreros de ala ancha para protegerte del sol, gafas de sol elegantes y discretas, y utiliza pañuelos o bufandas de tela ligera para darle un toque de estilo a tus conjuntos. Sin embargo, recuerda que los accesorios no deben ser excesivos ni interferir con tu comodidad o movilidad.

5. Mantén la elegancia y la profesionalidad

Aunque el verano puede invitar a un estilo más relajado, es importante mantener la elegancia y la profesionalidad en el entorno laboral. Evita llevar ropa demasiado casual, como camisetas sin mangas, shorts o sandalias abiertas. Opta por blusas frescas, pantalones de tela ligera y zapatos cerrados o sandalias de estilo más formal.

6. Adapta tu estilo al código de vestimenta

Recuerda siempre tener en cuenta el código de vestimenta de tu lugar de trabajo. Algunas oficinas pueden tener restricciones específicas en cuanto al tipo de prendas permitidas. Asegúrate de conocer y respetar estas normas para evitar situaciones incómodas.

¿Y si tengo que ir en traje a la oficina en pleno verano?

como vestir con traje en verano

Para aquellos que trabajan en una oficina y tienen que vestirse de manera formal, puede resultar un desafío encontrar la forma adecuada de ir en traje sin sentirse incómodo por el calor. 

Aunque el uso de trajes puede parecer incómodo en climas cálidos, existen varias estrategias que podemos emplear para asegurarnos de que nuestra apariencia sea profesional sin sacrificar la comodidad.

1. Elección del tejido adecuado

Cuando se trata de ir en traje a la oficina en verano, la elección del tejido adecuado es fundamental. Optar por materiales transpirables como el lino, el algodón o las mezclas de fibras naturales puede ayudar a mantenernos frescos durante el día. Estos tejidos permiten una mayor circulación del aire y absorben la humedad, evitando que nos sintamos sofocados.

3. Colores y estampados veraniegos

El verano es la temporada perfecta para incorporar colores y estampados más vivos en nuestra vestimenta de oficina. Los tonos pastel, los colores claros y los estampados sutiles pueden agregar un toque de frescura y alegría a nuestro atuendo. Además, estos colores reflejan la luz solar y ayudan a mantenernos más frescos que los tonos oscuros, que absorben el calor.

4. Optar por trajes ligeros y de corte moderno

Los trajes confeccionados con telas ligeras y de corte moderno son una excelente opción para el verano. Los trajes entallados y con líneas más estilizadas permiten una mayor ventilación y evitan que nos sintamos abrumados por la ropa. Además, al elegir trajes con un forro ligero o sin forro, podemos reducir aún más el calor y la sensación de pesadez.

5. Camisas y blusas frescas

Junto con el traje, la elección de la camisa o blusa adecuada también es crucial para mantenernos frescos en la oficina durante el verano. Optar por telas livianas y transpirables como el algodón o la seda puede ayudar a regular la temperatura corporal y prevenir la sudoración excesiva. Además, considerar la opción de utilizar camisas de manga corta o blusas sin mangas puede proporcionar un mayor alivio en los días más calurosos.

6. Calzado y accesorios apropiados para el verano

Además del traje y la camisa, es importante prestar atención al calzado y los accesorios que elegimos para complementar nuestro atuendo de oficina en verano. Optar por zapatos de cuero perforados o de materiales transpirables puede permitir una mejor ventilación para nuestros pies. Asimismo, es recomendable utilizar calcetines de algodón o de fibras naturales que absorban la humedad y eviten el mal olor.

Consejos adicionales para afrontar el calor

Además de las estrategias mencionadas anteriormente, existen otros consejos que podemos seguir para hacer frente al calor mientras vestimos traje en la oficina durante el verano:

  • Utilizar un abanico de mano o un ventilador portátil para refrescarte.
  • Evitar las comidas pesadas y opta por alimentos frescos y ligeros.
  • Programa las actividades físicas o el ejercicio en horarios más frescos del día.
  • Mantén las ventanas abiertas o utiliza cortinas y persianas para regular la temperatura de la oficina.
  • Realiza pausas regulares y aprovecha para estirarse y moverse.

Ir en traje a la oficina durante el verano no tiene que ser una experiencia incómoda. Con la elección adecuada de tejidos, colores y cortes, así como la implementación de estrategias para mantenernos frescos y cómodos, podemos lucir un aspecto profesional sin sacrificar nuestra comodidad. Recuerda adaptar tu vestimenta, cuidado personal y hábitos diarios al clima veraniego y aprovecha al máximo la temporada.

¿Te ha gustado el artículo? Cuéntanoslo en los comentarios y no olvides visitarnos en redes sociales: Facebook, Instagram, YouTube y Twitter. También puedes echar un vistazo a nuestras prendas veraniegas en Confecciones Emilio ¡Te esperamos!

× ¿Cómo puedo ayudarte?